Perspectiva


Astrofotógrafo:
Wolfgang Promper
Características:
https://www.astrobin.com/u7af2s/
Documentalista:
M. Jesús Castellote


_____________________________

Me siguen sorprendiendo cosas que, por obvias, pasas por alto. Caigo de nuevo en la cuenta de lo engañoso de la mirada.

__________________

Las astrofotografías comentadas en las dos entradas anteriores mostraban dos características relevantes de la región. Por un lado, la hiperactividad en formación de estrellas que se manifiesta por el gran número de objetos jóvenes, con numerosos Herbig-Haro y, por otro, la poderosa influencia del sistema múltiple BD-06 1253.

Sin embargo, limitarse a lo que mostraban las imágenes, dejaba muchas dudas. Abriremos pues la perspectiva alejando el punto de mira.

No era triple

Un repaso rápido que ponga un poco de orden.

Lo último que se decía en la entrada anterior de BD-06 1253 era que se trataba de un sistema triple. Se había manifestado su binaridad en 1994 aunque resultaba difícil separar sus componentes y, por tanto, establecer claramente el tipo de objetos que componían el sistema (Leinert, Richichi y Haas, 1997). En 2009 se detectaba un tercer elemento uno de los cuales sería una estrella T Tauri. Esta binaria estaría rodeada por un disco.

Aparecía también una enana marrón que, finalmente, ha resultado ser integrante del grupo conviertiendo el sistema en uno cuádruple (Reipurth et al., 2013).

—-

A pesar de todos estos estudios, en las dBs del CDS no aparece reflejada relación entre los objetos integrantes. Sí aparece catalogada, de forma independiente, la enana marrón 2MASS J05362590-0643020 sin que se la vincule con BD-06 1253.

—-


Esquema del sistema donde Aa sería también binaria espectroscópica.

Tengo que recomendar la lectura de este artículo cuya información voy a resumir (Reipurth et al., 2013). Se trata de uno que nos hace una crónica de cómo se puede interpretar la morfología de la región registrada en nuestra astrofoto de portada. He de insistir en que, como iré indicando, muchos de los resultados expresados en él no tienen reflejo en las dBs del CDS.

¿Cómo se ha podido formar ese sistema múltiple BD-06 1253?

Aunque al principio es previsible que se tratara ya de un nacimiento simultáneo (más o menos, considerando los tiempos galácticos) de varios elementos, sus interacciones para abrirse paso y ver quien se queda con un espacio de influencia mayor habrían desarrollado un sistema triple jerárquico ligado.

¿Las denominaciones de los objetos (Aa-Ab-B) que entran en juego nos dan pistas sobre esa jerarquía?

Así, después de varios tiras y aflojas, se habría formado una binaria Aa que, a su vez, habría ejercido influencia sobre un tercer elemento obligándolo a orbitar a su alrededor.

Tanta actividad protoestelar en la que interaccionan núcleos en evolución, discos de acreción, polvo, gas, gravedad y repulsión, es caldo de cultivo para explosiones. Especialmente virulentas parece que son las provocadas por los encuentros entre discos circunestelares en los que la pérdida de masa es mayor. Un ejemplo de estas erupciones son las FUor o variables FU Orionis, una especie de T Tauri evolucionada (mencionadas en En cadena).

Una consecuencia de todo este caos inicial sería la formación de objetos de baja masa y es ahí donde aparecería nuestra enana marrón a la que sus hermanas mayores (por edad y por tamaño) parece que están expulsando de sus dominios. Los autores del artículo interpretan que lo más probable es que se encuentre en una órbita inestable alrededor del sistema triple y que, en un futuro, en algún periastrón (distancia mínima al sistema en cuyo alrededor orbita) será expulsada definitivamente convertida en un objeto de muy baja masa (VLM-very low mass) o una enana marrón (BD-brown dwarf) que “flotará libremente”.

– – –

Dudas.

Por un lado sigue pendiente la distinción entre un objeto de baja masa y una enana marrón. Por otro, los autores hablan de V380 Ori B no como una enana marrón a pesar de que parece estar identificada años antes como la 2MASS J05362590-0643020 (ver entrada anterior.

¿Es posible que se trate de objetos distintos y por eso no se refleja su relación con el sistema múltiple en las bases de datos? o, ¿puede que, en el momento de escribir el artículo, aún no se hubiera podido comprobar a qué categoría de objeto se podía adscribir?

¡Uf!

– – –

Abriendo paso entre las nubes

Para recuperar el hilo hay que volver a la foto panorámica. He enmarcado lo que parece una composición que podría tratarse con independencia de los fondos. Da la sensación de tratarse de un conjunto de objetos que están relacionados entre sí, que podrían constituir una unidad.

Vamos a la aventura ¡A ver qué pasa!

Y por dar un poco de volumen para hacernos una idea, algunas distancias

_____________________

¿Sorpresa? … Para mí, sí. El ojo me había engañado y hubiera firmado que BD-06 1253 era el objeto más lejano.

Las dos zonas más destacadas en la imagen, y más brillantes, son las que se vieron en las entradas anteriores: el objeto HH NAME HH 1-2 y la nebulosa de reflexión NGC 1999

______________________________________

Otra divagación: tampoco es que haya mucha diferencia entre las distancias (40 pc no parece que aquí, a esta escala cósmica, vayan a ninguna parte) ¿estamos asistiendo al nacimiento de un cúmulo?¿podrían ser dos?¿se podría decir que es un cúmulo incrustado o falta confirmación con infrarrojos que profundicen más?¿desentrañar estas cosas es lo que puede hacer el JWST?

Otro ¡Uf!

______________________________________

La burbuja

Aparte de la región turbulenta central alrededor de esos dos objetos principales, (me) llama mucho la atención esa especie de huso que sale despedido hacia el noroeste que parece tener dos tramos nubosos. También esa aparente burbuja al este de NGC 1999.

No he encontrado mucha bibliografía que haga referencia a esa burbuja. ¿Podría formar parte de una más grande (Nakamura et al., 2012)?

Sin que haya habido continuidad en las investigaciones, se señala en un único estudio del año 2000 la presencia de un posible flujo gigante que la atravesaría siguiendo la línea SMZ 6-2, SMZ 6-4 hasta SMZ 6-16 (Stanke, McCaughrean y Zinnecker, 2000).

Las dos estrellas que, en la línea de visión, quedan dentro del marco, son dos eruptivas: la estrella T-Tauri 2MASS J05363052-0642031 y la variable Orion V*V2687 Ori (Kazarovets et al., 2011).

El huso

Desde el sur, el primer tramo recuerda a un reloj de arena (otro más), un poco tétrico por oscuro y denso que presagia dificultad de análisis … señuelo perfecto para despertar la curiosidad.

Un vistazo y nos encontramos con dos objetos jóvenes: uno identificable en la imagen, 2MASS J05361525-0636165 y otro camuflado en una nube más al sur, 2MASS J05361721-0638016.

Por detrás de BD-06 1252, más brillante y cercana (aunque no mucho más que las que hemos visto antes, 370.920 pc ±2.7929 (2020)) parece no haberse identificado ningún objeto … nada … ¿nada?

¡Otro HH raro! .. y ya no sé cuántos llevamos.

Se trata de NAME HH 86-87-88 (Eisloffel y Mundt, 1997) y ¿cómo está catalogado? …¡¡¡sacto!!! como un ‘objeto desconocido’

Pero parece referirse a una agrupación de HHs ¿existen esos 86, 87 y 88 de forma independiente?

Entonces, deben estar muy próximos

No

Y aquí tengo que ampliar con un anexo la imagen que pondré más abajo.

Llegada a este punto he enviado a pulir mi neurona o acabarán conmigo estos HHs.

Respirar profundamente, no hay que dejarse dominar por el pánico, seguro que el segundo tramo del huso o chimenea, según se mire, es más relajante.

– – –

Dejemos de lado la oscuridad. Parece que se abre paso la luz allí, en el extremo norte de la imagen.

Se trata de otra T Tauri, con un previsible tipo M que se llama [FHM2008] F31-ap211 … ¡como lo cuento!

¿Es acaso otra maniobra de disuasión? …

Objetivo: descubrir la clave oculta de ese nombre.

FHM, como siempre (o casi), corresponde a las iniciales de los tres primeros autores del catálogo, Fűrész, Hartmann y Megeath; 2008 es la fecha de publicación del mismo y lo que sigue es el identificador que le han otorgado. En este caso, F31 corresponde al campo (región) de observación y ap a la apertura con la que se ha observado. El número correlativo posterior señalaría uno dentro del total de objetos de cada uno de los campos. Aquí la tabla de las zonas donde las coordenadas señalan los centros de cada uno de los campos ( Fűrész et al., 2008).


Por cierto, recomendable artículo.

Un poco más al sur y con nombre más amigable está V* V823 Ori, de nuevo una variable de tipo Orion (más erupciones).

Y más abajo un poco de todo; por ejemplo un candidato a objeto joven [NW2007] OrionAS-0536119-63350 o una fuente de radio [SKN2015] AzTEC-Ori 501.

¡Ja! Sin comentarios. Solo el resumen gráfico

El círculo en rojo señala una posible cáscara que se señalaba en Nakamura et al. (2012)

Gigantes

Hay que desandar un poco para volver a recuperar el artículo que había empezado a resumir al principio que nos habla de la formación de enanas marrones y sistemas múltiples.

Resulta curioso encontrar la palabra ‘gigante’ en el título, HH 222: A Giant Herbig-Haro Flow from the Quadruple System V380 Ori, porque no es la única vez que se advierte. Acabamos de ver en el apartado anterior títulos alusivos a ‘escala de pársec’ (Parsec-Scale Jets From Young Stars) y otra vez a ‘gigante’ (Giant protostellar outflows revealed by infrared imaging) … esto barrunta complicaciones.

Para localizar HH 222 deberemos ampliar el campo de nuestra atrofotografía de portada


https://apod.nasa.gov/apod/ap180307.html

Nueva imagen y nueva geometría. Lo que se veía en la anterior como un conjunto de objetos que parecían configurar un solo elemento aislado, en ésta pasa a formar parte de una región más vasta en la que se integra.

No es la primera vez que se hace referencia al gigantismo de algunos objetos Herbig-Haro. Ya se habían localizado otros antes y también, en general, su bipolaridad respecto a una fuente emisora (Reipurth, Bally y Devine, 1997).

En el caso de HH 222, lo primero que se detecta es el arco de choque, a más de 3 pc en la dirección de BD-06 1253 (recordemos, V* V380 Ori y NGC 1999). Si es verdad que el flujo se origina en BD-06 1253 y, en la mayoría de los casos, hay contrapartida bipolar ¿se podrá localizar en este caso?

Parece que sí, sería el caso de HH 1041, tal como se muestra en la imagen que quedaría fuera del campo de la foto

Como se ve, tampoco HH 222 es el único chorro gigante; también está presente HH 401 con su contrachorro HH 402. En este caso la fuente creadora no es BD-06 1253 sino el otro gran centro emisor, el complejo NAME HH 1-2.

La búsqueda de contrapartida tiene su compensación, igualmente, en el caso de HH 130, con el más tenue HH 1031.

¿La dinámica?

Ya se ha dicho antes, tanta actividad y choques entre discos, gases, etc., sobre todo en BD-06 1253, produce variaciones de ángulo en las salidas de los flujos. Esto es lo que pasaría con HH 148 del que se hablaba en la entrada anterior, muy cercano al sistema múltiple que dejaba constancia de estas variaciones con unos nudos desplazados. No obstante, de momento, todavía no parece que se haya localizado su opuesto bipolar.

Serpentinas

Lo curioso de HH 222 es que, con todas estas evidencias, está catalogado como ‘parte de nube’ y con el nombre oficial NAME Orion Streamers.

Este nombre le viene de las protuberancias que se distinguen en el perfil de ese arco de choque y que se han mantenido en el misterio.

Según los autores (sigo con el mismo artículo), en el mismo evento cataclísmico que se habría producido para la expulsión de la enana marrón V380 Ori B, se habría eyectado el chorro gigante HH 222 que todavía sigue expandiéndose. Las ‘serpentinas’ formarían parte de esa onda de proa.

Aquí están ampliadas

Se habían detectado dos fuentes de radio que, siempre según los autores, no parecen tener relación con NAME Orion Streamers. Además señalan la existencia de dos fuentes de infrarrojo y concluyen: “en total, al menos otros cinco objetos ligeramente nebulosos, incluyendo dos galaxias espirales, rodean a las dos fuentes infrarrojas. El aspecto es el de un pequeño cúmulo de galaxias distante con dos galaxias espirales y al menos dos galaxias elípticas” (Reipurth et al., 2013).

Lo cierto es que esto último tampoco ha tenido reflejo en las dBs del CDS y yo sigo sin entender los criterios que aplican a las denominaciones y descripciones de los objetos en ellas pero aún no desisto.

Voy a dejarlo aquí aunque me hubiera gustado seguir encadenando las imágenes que, como se ve en la siguiente, parece que conducen hasta M 42 … por si alguien se anima

_______________________

En cualquier caso, tendrá que ser después de las fiestas de Navidad. Por ahora tengo que buscar la mitad de mi neurona que he perdido.

– – –

Uno de mis viajes más divertidos, ¿quién envidia ser astronauta?
________________________________________________________________________________________________

a propósito

Corrección

En la entrada anterior uno de los a-propósitos hacía mención al momento en que prende una estrella… está claro que lo que la estrella consume es hidrógeno y no oxígeno como se decía.

Una cordillera

Yo tenía una estrategia de búsqueda infalible para actualizar cualquier información relacionada con ese espolón en Cepheus que había descubierto un grupo científico del Centro de Astrobiología (ESAC). Se había publicado en 2021 y, en aquel momento, prometían ampliar la información (ver El ojo humano). Me extrañaba que no aparecieran artículos relacionados.

Resultó que la estrategia era falible y, recientemente, se publicó un artículo relacionado que se me había pasado.

A lo que interesa: nuestra galaxia se mueve y, no solamente es que tenga un movimiento propio, sino que se ve perturbada por fuerzas que la atraviesan creando un relieve que se aleja bastante de lo que se consideraría una superficie más o menos plana.

Mejor leer el artículo. Es este

Alfaro, E. J., Jiménez, M., Sánchez-Gil, M. C., Sánchez, N., González, M., and Apellániz, J. M., “Topography of the Young Galactic Disk: Spatial and Kinematic Patterns of Clustered Star Formation in the Solar Neighborhood”, The Astrophysical Journal, vol. 937, no. 2, 2022. doi:10.3847/1538-4357/ac8b0c.

Y tenemos una nueva asociación estelar clasificada con el nombre NAME Cepheus Spur ¡Felicidades al equipo!

¡Qué bien vendrían unas coordenadas para localizarlo!

Casper come chicle

En este cajón-desastre cabe todo, aún con retraso. La APOD de hoy (29-noviembre-2022) me ha recordado una noticia de hace un mes: ESO atrapa el fantasma de una estrella gigante (hoy todo es gigante). Seguro que habrá otros fantasmas, aquí dejo el que yo encontré

Es posible que el púlsar a qué se refiere el texto sea 3FGL 50832.8-4321, sin embargo no consta como tal en las dBs del CDS, sino que está catalogado como ‘candidato a blazar’. Señalado con la flecha verde

¡Una fiesta!

Hay otro púlsar en la imagen de la semana de la ESA-Hubble … si me ponen anzuelos, pico … voluntad=0

¡Y casi en el norte!

__________________________________________________________________________________________________________________________

Organismos

Centre de Données astronomiques de Strasbourg [https://cds.u-strasbg.fr/]

ESA [https://cosmos.esa.int/]

NASA [https://www.nasa.gov/]

Bases de datos

Aladin Sky Atlas [https://aladin.cds.unistra.fr/AladinLite/]

Cornell University- ArXiv [https://arxiv.org/]

IRSA https://irsa.ipac.caltech.edu/

SAO/NASA Astrophysics Data System (ADS) [https://ui.adsabs.harvard.edu/]

SIMBAD Astronomic Database [http://simbad.cds.unistra.fr/simbad/]

NED (NASA/IPAC Extragalactic Database) [http://ned.ipac.caltech.edu/]

Otros recursos

IATE-European Union terminology [https://iate.europa.eu/]

SEA- Sociedad Española de Astronomía [https://www.sea-astronomia.es/glosario]

Wikipedia [https://es.wikipedia.org/]

Referencias

Eisloffel, J. and Mundt, R., “Parsec-Scale Jets From Young Stars”, The Astronomical Journal, vol. 114, pp. 280–287, 1997. doi:10.1086/118473.

Fűrész, G., Hartmann, L. W., Megeath, S. T., Szentgyorgyi, A. H., and Hamden, E. T., “Kinematic Structure of the Orion Nebula Cluster and Its Surroundings”, The Astrophysical Journal, vol. 676, no. 2, pp. 1109–1122, 2008. doi:10.1086/525844.

Kazarovets, E. V., Samus, N. N., Durlevich, O. V., Kireeva, N. N., and Pastukhova, E. N., “The 80th Name-List of Variable Stars. Part I – RA 0h to 6h”, Information Bulletin on Variable Stars, vol. 5969, p. 1, 2011.

Leinert, C., Richichi, A., and Haas, M., “Binaries among Herbig Ae/Be stars.”, Astronomy and Astrophysics, vol. 318, pp. 472–484, 1997.

Nakamura, F., “Evidence for Cloud-Cloud Collision and Parsec-scale Stellar Feedback within the L1641-N Region”, The Astrophysical Journal, vol. 746, no. 1, 2012. doi:10.1088/0004-637X/746/1/25.

Reipurth, B. et al., “HH 222: A Giant Herbig-Haro Flow from the Quadruple System V380 Ori”, The Astronomical Journal, vol. 146, no. 5, 2013. doi:10.1088/0004-6256/146/5/118.

Reipurth, B., Bally, J., and Devine, D., “Giant Herbig-Haro Flows”, The Astronomical Journal, vol. 114, p. 2708, 1997. doi:10.1086/118681.

Stanke, T., McCaughrean, M. J., and Zinnecker, H., “Giant protostellar outflows revealed by infrared imaging”, Astronomy and Astrophysics, vol. 355, pp. 639–650, 2000.

A %d blogueros les gusta esto: